lunes, 17 de enero de 2011

Górdatelas

El primer día que un pantalón me molestó de la cintura pensé que era una situación temporal, que quizás estaba ligeramente hinchado y que no pasaría de eso. El segundo, decidí ponerme otra cosa y no pensarlo demasiado. Fue hasta que pasaron tres días que caí en la cuenta y decidí aceptar lo que pasaba: mi ropa no me quedaba ya. Los pantalones no me cerraban o si lo hacían era a un grado que me apretaban y me cortaban la circulación.

La verdad, siempre había querido tener el abdomen marcado. Pero cuando pensaba en la idea lo hacía en referencia a marcado de músculos, no marcado por el resorte de la ropa interior y/o la hebilla del cinturón.

Fue momento de enfrentarlo: había engordado como nunca en la vida. Si dijera que no supe cómo pasó estaría mintiendo: mi problema de pantalones se originó en ena intensa inactividad (o sea, estar echado como vaca en casa y/o aplastado como sapo en la oficina) sumada a cenas constantes poco saludables (tipo las quesadillas de la esquina y tecolotes del Samborn's).

Total, una vez que lo acepté tuve que tomar una decisión: cambiar de guardarropa o cambiar de hábitos. Aunque podría parecer que cambiar de talla de pantalón era la solución más sencilla (porque no pasaba de comprar ropa más grande y llevar a ajustar la que ya tengo), en realidad era la más compleja. Para mí, cambiar de talla era un poco aceptar que la huevonería me había vencido.

Además, siempre he temido una cosa: ser más ancho que alto. Y dado que no soy especialmente alto, no creo que sea muy difícil llegar a ese punto.

Así, en vista que no me quedaba otra opción, opté por la dieta más efectiva del mundo: coserme la boca.

Ok, no, no me zurcí los labios pero sí pasó por mi mente en algún punto. Lo que tuve que hacer fue un proceso más complejo, que fue ordenar mis comidas, dejar de comer ciertas porquerías y darme tiempo para hacer ejercicio.

Al momento, creo que está funcionando, porque al menos mi ropa ya me cierra. Yeay, para mi. Supongo lo que sigue es mejorar, lograr tener cuerpo de modelo e irme a NewYork a hacer pasarelas. Se ve facilísimo.

5 graznidos:

Carlos Lopez dijo...

si no haces pasarela en NY, cuando menos desfilar sin playera en la marcha.
Ok, no.

Karina Ampudia dijo...

Qué rico es leerte, te amamos!!

Xellif dijo...

primero, cuanto mides?? exagerado, seguro no pasas ni de los 60kg, ach este post lo tomé muy personal comper voy a vomitar... o algo

mlina dijo...

Me dispongo a desayunar un plato de salchichas con limón, revueltas con Fritos. YEAY!!!

:::X@Vy::: dijo...

Yo como mido 1.83 no me he apurado...


Buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa :(