viernes, 21 de enero de 2011

Querido,

Querido Uli,
o Querido Dani,
o Querido como sea que te denomines ahora debido a tus múltiples esquizofrenias,

No te voy a preguntar cómo estás porque sé que aunque no estás mal tampoco estás bien. No estás 100 por ciento bien, pues. Estás pasando por muchas cosas al mismo tiempo y te sientes desubicado. Estás enojado, estás triste, estás lastimado. Dejaste mucho no supiste en qué momento te perdiste a ti mismo.

No te preocupes, sentirte así es normal. A la larga, vas a estar bien. De eso estoy seguro. Encontrarás tu centro y llegarás al equilibrio.

Pero date tiempo, no quieras correr porque lo más probable es que te caigas.
Mejor, aprovecha la oportunidad que se presenta; si el universo no gira hacia donde tú quieres, víralo todo para que así sea.

Haz todo eso que no has hecho, que sabes que es necesario, y que es tiempo de resolver: ordena, termina, construye, planifica. Ya no tienes excusas y lo sabes. Ya no hay mañana qué esperar, ese en el que tanto confiaste que llegaría solo pero que nunca pasó, así que ahora sólo te queda lo que puedes hacer hoy.

Aprende, entiende bien esta nueva lección. Y en aquellas que crees que ya tienes dominadas, mejor cuestiónalas porque estás demasiado seguro de que tu verdad ya es definitiva y a lo mejor, en una de esas, resulta que siempre hay maneras diferentes de hacer lo mismo y estás tan confiado que pierdes el panorama de como es.
Amplia tu visión; recuerda que dentro del azul hay muchos tonos.

Pierde el miedo. Libérate de esos lastres. Tienes toda la capacidad para volar. Lo único que te limita, y que te ha limitado, eres tú. Recupera tus sueños. Deja de oir tanto a los demás y escucha más a tu interior. Si alguien te quiere poner un freno, escucha los argumentos pero no dejes que eso sea suficiente para detenerte.
Empieza a hacer las cosas para ti y por ti.

Encuentra un amor limpio, sano, desinteresado, de admirar. Ya sabes qué quieres y qué no quieres; no te conformes con menos. Quien te quiera, lo habrá de hacer por todo lo que eres y también por lo que no. Y si alguien te dice que no mereces su amor o te condiciona para ello o te dice que lo que le ofreces no le importa, no lo pienses dos veces y huye.
Quiere a los demás pero quiérete más tú.

Recuerda, también, que cada vez hay que querer mejor. No más ni menos. Diferente, quizás.
Pero siempre mejor, siempre quiere mejor.

Cuídate, te estaré viendo de cerca. Sé que vas a salir de esta como lo has hecho de las otras. Pero esta vez, espero lo hagas siendo un mejor humano.

Tuyo,
Conejitocisne.

4 graznidos:

FaNini dijo...

Querido, que bueno que vuelvas a escribir, aunque las razones no sean las mejores, me da gusto poder leerte de nuevo.

Borrego Corazòn de Pollo dijo...

Wow.. parece q hoy ha sido el dìa de los post q merecen fanfarrìas y todo!! el tuyo es uno de ellos.. tienes tanta razòn, a veces nos da miedo el sentirnos desubicados pero en algùn momento llegaremos a nuestro equilibrio..

Clap clap.. aplausos para tu blog de hoy, lo mereces!!

mlina dijo...

Querido Uli:
Siempre escucha al Conejitocisne, es el mejor consejero que tienes, y generalmente, te conocerá mejor que nadie más. Te quiero hartísimo de mucho.

juanma dijo...

Aprender cuesta y crecer duele. Que alegria que lo compartas con nosotros. Se te quiere bien.